La ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, se ha reunido en París con un nutrido grupo de representantes de empresas españolas y empresas francesas con intereses en España.El encuentro estaba organizado por la Cámara de comercio de España en Francia Cocef.

La ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, se ha reunido en París con un nutrido grupo de representantes de empresas españolas y empresas francesas con intereses en España.El encuentro estaba organizado por la Cámara de comercio de España en Francia Cocef.

En su intervención, Nadia Calviño ha destacado la tradición y relevancia de las relaciones comerciales entre ambos países, señalando que Francia es el mayor cliente de España en el mundo y el cuarto inversor extranjero.
Asimismo, ha resaltado el dinamismo de las empresas españolas y el importante proceso de internacionalización llevado a cabo en los últimos años: “Contamos con empresas globales, abiertas, productivas e innovadoras, a las que desde las administraciones públicas apoyamos y seguiremos apoyando”.

La ministra de Economía y Empresa aboga por un crecimiento que aúne estabilidad presupuestaria y mejora de la competitividad

Estabilidad presupuestaria, mejora de la competitividad y reducción de la brecha de género

La ministra de Economía y Empresa ha asegurado que el Gobierno está convencido de que el crecimiento, además de robusto, tiene que ser sostenible. Nadia Calviño ha resaltado que España está en una fase de crecimiento intenso, conseguido tras duros años de crisis gracias al esfuerzo de todos los españoles, pero que, sin embargo, no ha conseguido recuperar los niveles de bienestar previos a la crisis y arrastra importantes desequilibrios, entre los que ha citado la tasa de paro, el alto porcentaje de población en riesgo de exclusión, el elevado índice de pobreza infantil y el mantenimiento de un importante déficit estructural.
Para revertir esta situación, la ministra Nadia Calviño ha señalado que “la política económica debe estar encaminada a fomentar un crecimiento robusto que sea además sostenible desde una triple perspectiva: económico-financiera, medioambiental y social”.
La ministra de Economía y Empresa ha trasladado a los empresarios reunidos que este triple eje de sostenibilidad requiere que se aúnen varios elementos esenciales: estabilidad presupuestaria, que permita reducir el ‘stock’ de deuda pública y garantizar su sostenibilidad; aumento de la productividad, mediante la inversión en capital humano, innovación y una transición ecológica inteligente; y reducir la brecha salarial de género, ya que una mayor participación de las mujeres en el mercado de trabajo genera mayor crecimiento económico.
Finalmente, Nadia Calviño ha puesto de manifiesto el carácter europeísta del Ejecutivo y su compromiso para impulsar la integración europea: “La Unión Europea se basa en un sueño de profunda solidaridad que debe inspirarnos de cara al futuro para que ningún estado ni ciudadano se quede atrás”.
En el encuentro, los representantes de empresas españolas y francesas han compartido con la ministra Nadia Calviño sus puntos de vista sobre la situación de los diferentes sectores económicos a los que representan.

Comunicado conjunto de la ministra de Economía y Empresa de España, Nadia Calviño, y el ministro de Economía y Finanzas de Francia, Bruno Le Maire

Nadia Calviño, ministra de Economía y Empresa de España, y Bruno Le Maire, ministro de Economía y Finanzas de Francia, se han reunido en París para tratar cuestiones económicas y financieras de interés común y hablar de sus prioridades para la Unión Europea y la zona euro.

 

 

 

 

 

Respecto a la Unión Económica y Monetaria, los dos ministros han insistido sobre la necesidad de concretar, de aquí a fin de año, las orientaciones dadas por los jefes de Estado y de Gobierno en la cumbre de la zona euro de junio. La zona euro ha sido reforzada de manera significativa desde la crisis, pero hace falta aún evolucionar para asegurar su estabilidad y convertirla en un espacio de prosperidad, crecimiento y empleo para todos sus ciudadanos. Los asuntos que se están debatiendo a nivel europeo deben dar lugar a decisiones concretas y operativas en la cumbre de la zona euro de diciembre:
Culminación de la Unión Bancaria con la creación del ‘backstop’ del Fondo Único de Resolución y la perspectiva del Sistema Europeo de Garantía de Depósitos. Merece la pena también explorar soluciones para asegurar el flujo de liquidez a los bancos después de una resolución.
Reforzamiento del Mecanismo Europeo de Estabilidad.
Creación de una capacidad de estabilización y de convergencia europea en complemento de las políticas presupuestarias nacionales, mediante el establecimiento de un presupuesto de la zona euro y de un fondo común de seguro de desempleo.
Cada uno de los ministros ha expresado su voluntad de contribuir de manera constructiva y con propuestas concretas, a los debates abiertos en el eurogrupo y han compartido su apoyo a la Presidencia por sus esfuerzos en la búsqueda de soluciones eficaces. Para ello, la cooperación y los intercambios entre los dos Ministerios deberán intensificarse en los próximos meses.
Los dos ministros comparten la prioridad de tratar los desafíos planteados por la fiscalidad de la economía digital. Nuestros conciudadanos piden una fiscalidad equitativa y eficaz. Por ello, los ministros han reiterado su determinación de apoyar la adopción por parte del consejo ECOFIN, antes de que acabe 2018, de la propuesta de la Comisión Europea para el impuesto sobre los servicios digitales y han expresado su apoyo a la Presidencia austriaca de la Unión Europea en las discusiones por venir sobre este tema. Han recordado que esta solución intermedia va unida a su determinación común de llegar a una solución perenne sobre estas cuestiones a nivel internacional y que para ello hay que intensificar las labores en el seno de la OCDE.
Más allá de la fiscalidad de la economía digital, los dos ministros coinciden en la importancia de realizar progresos rápidos sobre la armonización de la base imponible del impuesto de sociedades en Europa. Sobre este tema, la Presidencia austriaca también podrá contar con la determinación de Francia y España para apoyar la adopción de la directiva ACIS que permitirá simplificar la vida de las empresas y reducir sus costes, particularmente para las pymes.